Inicio / Opinion / La pandemia de la ignorancia digital

La pandemia de la ignorancia digital

En la actualidad la penetración de la tecnología en la vida diaria de las personas es cada vez más grande. En últimos meses esta se aceleró exponencialmente debido a la pandemia mundial de Covid-19.

En gran parte del mundo las TICs (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) comenzaron a regir en casi todos los aspectos de la vida de las personas. Estudiar, trabajar, comprar y comunicarnos con nuestros seres queridos no volverá a ser lo mismo que antes.

Independientemente de toda esta locura de hiperconectividad mundial, las cosas no cambiaron tanto como parecen. Hoy estamos a nivel conocimiento popular del uso de estas tecnologías, igual o peor preparados para afrontar una vida 100% digital y segura.

Gran parte de los usuarios no aprendió utilizar responsablemente la tecnología, ni a valorar el verdadero costo de la información tanto personal como laboral y tampoco conocen los riesgos y alcances de esto para sus vidas.

Lamentablemente ni la tecnología estaba preparada para este éxodo digital masivo, ni las personas en su mayoría, ya que el conocimiento que tienen de este ecosistema es bastante acotado.

Ni los millenials, ni los nativos digitales ni nuestros padres y abuelos, fueron educados a conciencia de esta realidad digital, generando que la gran mayoría deambula en el ciberespacio como puede.

¿Pero cuales son los problemas que acarrea esta formula que se conjuga de forma malévola, que solo puede llegar a un final tan inesperado que ni el mas avezado pensador postmoderno se puede atrever a imaginar?

La respuesta es una sola “La Seguridad” en todos sus estratos.

Hoy los riesgos de seguridad tienen tantas variantes y formas que no se pueden contar con los dedos de las dos manos juntas, los ciber delitos y las violaciones a la privacidad son y serán moneda corriente, con el único agravante que es el de haber agregado más ovejas al corral lleno de lobos y sin mas conocimiento que el que se tenía hace unos años.

Lamentablemente el eslabón mas vulnerable de la cadena siempre será el usuario de las tecnologías y por lo tanto el principal blanco de ataque de todos los ciberdelincuentes, y encima a sabiendas de que gran parte de las tecnologías más utilizadas siguen siendo vulnerables, como vimos recientemente con los incidentes ocurridos con la plataforma de videoconferencias “gratuita” ZOOM.

Desde grandes a chicos, sin importar sexo, religión ni clases sociales, la mayoría es víctima de robo de datos, identidad, grooming, sextorsión y un sin número de delitos que nadie se imagina, y lo peor de todo es que muchas veces ni las victimas son conscientes muchas veces de esto y ningún gobierno hace nada para evitarlo.

Lamentablemente este es un problema mundial, otra clase de pandemia, mucho más compleja de encarar y con consecuencias muy graves y de repercusiones que no se pueden calcular todavía.

Esta pandemia mundial no solo desnudo las falencias y debilidades de los sistemas de salud del mundo sino también la de un sistema educativo que no contempla la vida digital, solo el uso de aplicaciones y dispositivos, pero sin ninguna preparación sobre la verdadera inclusión digital, aprender los alcances, riesgos, todo lo que conlleva a una vida digital plena y segura, para no terminar ahogándonos en este mar de bits y ser una víctima más.

Nadie nos enseñó sobre cómo vivir en la vida digital, y ese es el verdadero trasfondo de toda esta situación. Y en este caso el aprendizaje se hace a los golpes y muchas veces es muy duro ese golpe.

Una sociedad que se jacta de ser sociedad de la información, pero de la cual más del 60% de los usuarios se podrían considerar ignorantes tecnológicos, y esto es algo muy grave que va mostrando de a poco sus consecuencias. Ignorantes tecnológicos son aquellos que no están preparados para saber los riesgos de la red en la que están, ni saber discernir la veracidad, ni las fuentes de información que los rodean. Cuantos ignoran el riesgo de dejar a sus hijos solos en una jungla electrónica llena de personas invisibles que nadie conoce.

Como usuarios y parte de esta ciber sociedad tenemos que empezar a unificar nuestra vida real con la virtual, leer, auto capacitarnos, razonar y aprender a cuestionar la veracidad de las cosas. No todo lo que está publicado en la red es real y no todos los usuarios son buenos. Al fin y al cabo, la vida es una sola y las consecuencias de nuestros actos en el ciber espacio tienen influencia en la “vida real”.

La única solución para este problema y que va a llevar mucho tiempo es transformar el sistema educativo a uno más acorde a nuestra realidad, no solo incluyendo herramientas tecnológicas, sino también agregando a esto las responsabilidades y deberes de cada ciudadano de este mundo digital.

Hoy estamos frente a la peor pandemia del mundo…la ignorancia digital. Y si seguimos así la manipulación de las personas va a ser cada vez más fácil, y la próxima vez que veas a alguien estornudar no te vas a asustar, lo vas a hacer cuando veas que perdiste hasta el derecho a pensar.

Autor: Ing. Juan Pablo Montellano

Vea También

Educación en seguridad informática: ¿debería incluirse en la educación formal?

La educación formal es clave en el proceso de inserción a la sociedad de las …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.